Diario de Ana Frank

 

af

Per Julia Alves, 1r ESO

Quién fue Ana Frank:

Ana Frank fue una adolescente judía que vivió en Amsterdam en la época de segunda guerra mundial, juntamente con su padre, Otto Frank, su madre Edith y su hermana Margot.
Nació en Alemania el 12 de junio de 1929, en la ciudad de Frankfurt, su familia vivió en esta misma ciudad durante generaciones. Con el surgimiento del movimiento nazi Alemán, como eran de raza judía tuvieron que marchar a vivir a los Países Bajos.

Diario:

Cuando Ana cumplió trece años, le regalaron un diario. Empezó a escribir en el diario porque sentía que necesitaba una amiga “del alma”.
Ana no estaba sola, tenia sus padres, su hermana, sus tías, compañeros en el colegio, y amigas, con las cuales podía pasarlo bien y divertirse, pero no hablaban sobre cosas más “serias” y personales. Entonces decidió hacer del diario esa amiga íntima, la llamaba Kitty.

Medidas anti judías:

En 1940 tropas alemanas invadieron los Países Bajos. Poco después, se impusieron medidas anti judías, así por ejemplo, tenían prohibida la presencia en cada vez más sitios, debían llevar siempre una estrella de David cosida en la ropa y bien visible. tenían que entregar sus bicicletas, no les estaba permitido viajar en tranvía, ni en coches particulares, sólo podían hacer la compra entre las 3 y las 5 de la tarde y muchas otras cosas.

Clandestinidad:aftaula

Los Frank habían decidido entrar en la clandestinidad por propia iniciativa. Durante meses estuvieron llevando ropa, alimentos, muebles, y cosas personales a la casa de otras personas, ya que no querían que sus cosas terminasen en manos de los alemanes y tampoco ellos mismos. Habían decidido que el 16 de julio se esconderían en la «casa de atrás» del edificio donde funcionaba la fábrica de Otto, juntamente con la familia Van Pels Auguste Van Pels, Hermann Van Pels y su hijo Peter. Pero como que el 5 de julio de 1942 llegó una citación para Margot Frank, diciendo que tenía que presentarse en un campo de trabajo en Alemania, adelantaron 10 días el traslasdo a su escondite.
En su relato, Ana nos cuenta que algunos días antes de que fueran para el escondite, su padre le había hablado un poco sobre el tema de la clandestinidad, y sobre lo que harían, pero sin decirle cómo, ni dónde irían.


La casa de atrás:

La casa de atrás, como la llama Ana, es el escondite donde se quedarán.
Estaba situado en el edificio donde su padre tenía su oficina. En la planta baja había un gran almacén, en el primer piso, estaba el despacho del señor Kugler. Saliendo de ese despacho había un pasillo largo, al final del pasillo había el despacho principal.
Desde el pasillo, había una escalera de madera, y arriba había dos puertas, la de la izquierda comunicaba con la casa de delante (donde había un desván y una buhardilla.) En la de la derecha, detrás de una aburrida puerta gris, estaba la “casa de atrás”.

Ayuda:

Reciben ayuda de los empleados de oficina Johannes Kleiman, Víctor Kugler, Miep Gies y su esposo Jan, Bep Voskuijl y su padre Johannes Voskuijl, jefe de almacén. Les los proporcionaban comida, ropa y libros, la mayoría a través del mercado negro, y también, lo más importante, noticias sobre el mundo exterior.

Deportación:

El 4 de agosto de 1944, fueron descubiertos y detenidos, juntamente con los ayudantes Johannes Kleiman y Victor Kugler y fueron transportados a los campos de concentración de Auschwitz. Después Ana y Margot, fueron trasladadas al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde Ana de 15 años murió de tifus en marzo de 1945. Otto Frank, su padre, fue el único de los escondidos que sobrevivió. No se sabe cómo la Gestapo descubrió el escondite.


anafDiario y versiones:

El ministro de educación holandés hizo un llamamiento para guardar los diarios escritos durante la guerra y Ana se enteró de ello. Entonces decidió convertir su diario en una novela, a la que llamó «La Casa de Atrás». y eliminó algunas páginas, hizo algunos cambios en el texto, pero, antes de que terminara fue descubierta juntamente con las otras personas.
En su diario había escrito que quería ser escritora y cuando su padre encontró el diario decidió publicarlo. La versión que conocemos hoy sufrió algunos cambios, el primero hecho por la propia Ana, y el segundo por su padre, pues en su diario había descrito sus emociones, opiniones, afectos y desafectos de manera clara y directa y Otto quiso honrar la memoria de familia y amigos, sacando algunas páginas. Además algunas personas no querían que sus nombres fuesen expuestos en el texto, por lo que se cambiaron por mayúsculas aleatorias.


Opinión:

En este libro, podemos conocer un poco más sobre la época de segunda guerra, podemos ver a la vez la crueldad y la generosidad de los seres humanos  y al mismo tiempo cómo una adolescente ve esta situación. Ana es una chica que quiere tener una adolescencia normal, pero no puede por lo que está viviendo. A través del libro la acompañamos en sus conflictos.

Ya conocía la historia de Ana, pero no imaginaba que un diario, que a principio es algo personal y que se supone que nadie lo leerá, podría ser tan cautivador. Me ha interesado la manera divertida cómo Ana describe “La casa de atrás”, conocer los cambios que los judíos tuvieron en sus vidas en esta época, y también ver el crecimiento personal de Ana. Y por todas esas razones, aunque sea una historia conocida, recomiendo a todos leer este libro, el relato personal de Ana Frank.

Abril 2017

 Institut Juan Manuel Zafra

Rogent 51 - 08026 Barcelona - Tel.: 934 350126 - 934 351 512 - Fax: 934 502 029 - email: iesm-jmzafra@xtec.cat
logo_consorci LOGO.ESCOLES.S.HORITZONTAL.1.COLOR